dimarts, 27 de març de 2007

LLAMADA VITAL A LA CONCIENCIA



EL ESPIRITUALISMO: LA MÁS ALTA FORMA
DE CONCIENCIA POLÍTICA




EL MENSAJE DE LOS HAU DE NO SAU NEE AL MUNDO OCCIDENTAL
(Texto del libro de Ed. Miraguano de 1988)

Los Hau de no sau nee, o La Confederación de Las Seis Naciones de los Iroqueses, ha existido sobre esta tierra desde el comienzo de la memoria humana. Nuestra cultura se encuentra entre las culturas más antiguas de existencia continua en el Mundo. Nosotros recordamos las instrucciones originales de los Creadores de La Vida en este lugar que nosotros llamamos Etenoha: La Madre Tierra. Nosotros somos los guardianes espirituales de este lugar. Nosotros somos los Ongwhehonwhe: el Pueblo Real.
En los comienzos, a nosotros se nos dijo que todos los seres humanos que caminaban por La Tierra habían sido provistos de todas las cosas necesarias para La Vida. Se nos enseñó a mantener amor los unos por los otros y a mostrar un gran respeto por todos los seres de esta Tierra. Se nos ha enseñado que nuestra vida existe con la vida del árbol, que nuestro bienestar depende del bienestar de la Vida Vegetal, que nosotros somos los parientes más cercanos de los seres de cuatro patas. En nuestras costumbres, la conciencia espiritual es la forma más elevada de política.
La nuestra es una Forma de Vida. Nosotros creemos que todas las cosas son seres espirituales. Espíritus que se expresan como formas de energía manifestadas en la materia. Una hoja de hierba es una forma de energía manifestada en la materia: la materia de la hierba. El espíritu de la hierba es una fuerza invisible que produce las distintas especies de hierbas y se nos manifiesta bajo la forma de Hierba Real.



Todas las cosas del mundo son reales, materiales. La Creación es real, un fenómeno material, y la Creación se nos manifiesta a través de la ralidad. El universo espiritual, entonces, se le manifiesta al Hombre como La Creación: La Creación que mantiene la vida. Nosotros creemos que el Hombre es real, una parte de la Creación, y que su deber es mantener la Vida en conjunción con los otros seres. Esa es la causa por la que nosotros nos auto-denominamos Ongwhehonwhe: el Pueblo Real.
Las enseñanzas originales nos ordenan que nosotros, los que caminamos sobre La Tierra, expresemos un gran respeto, afecto y gratitud hacia todos los espíritus que crean y mantienen la Vida. Nosotros damos un saludo de agradecimiento a los muchos sostenedores de nuestras propias vidas: el maíz, las caraotas (frijoles), la auyama (calabaza), los vientos, el Sol. Cuando la gente cese de respetar y de expresar gratitud por estas muchas cosas, entonces la vida será destruida y la vida humana de este planeta llegará a su fin.
Nuestras raíces se hunden profundas en las tierras donde vivimos. Tenemos un gran amor por nuestro país, pues es nuestro lugar de nacimiento. El suelo se enriquece con los huesos de miles de nuestras generaciones. Cada uno de nosotros fuimos creados en esas tierras y es nuestro deber cuidar de ellas porque de esas tierras surgirán las generaciones futuras de Ongwhehonwhe. Nosotros caminamos sobre ella con gran respeto ya que La Tierra es un lugar sagrado.
Nosotros no somos un pueblo que demande o pida cosas del Creador de La Vida, sino que por el contrario alabamos y damos gracias porque todas las fuerzas de La Vida estén trabajando todavía. Nosotros entendemos profundamente nuestra relación con todos los seres vivientes. Hasta hoy, los territorios que aun mantenemos, están poblados de árboles, animales y otros dones de La Creación. En estos lugares aun recibimos nuestro sustento de la Madre Tierra.
Hemos visto que no todos los Pueblos de la Tierra muestran la misma clase de respeto por este mundo y sus seres. Los Indoeuropeos (1) que colonizaron nuestras tierras muestran muy poco respeto por las cosas que crean y desarrollan La Vida. Creemos que estas gentes dejaron de respetar al Mundo hace mucho tiempo. Hace miles de años, todos los pueblos del Mundo creían en el mismo Modo de Vida, el de la armonía con el Universo. Todos Vivian conforme a las Leyes de la Naturaleza.
Hace alrededor de diez mil años, las gentes de habla Indoeuropea vivían en el área que hoy se conoce como Las Estepas de Rusia. En esa época, formaban parte del Mundo Natural que vivía de La Tierra. Habían desarrollado la agricultura y se dice que empezaban a domesticar animales, aunque se desconoce si fueron los primeros en dominar esta técnica. Los cazadores y recolectores nómadas que deambulaban por el área, probablemente adquirieron animales de los agricultores y adoptaron una economía basada en el pastoreo y la crianza de animales.
El pastoreo y la cría de animales determinaron un profundo cambio en la relación entre los humanos con otras formas de vida que puso en marcha una de las verdaderas revoluciones en la historia de la humanidad. Antes de la aparición del pastoreo, los humanos dependían de La Naturaleza y de los poderes reproductivos del mundo Animal. Con la llegada de la actividad ganadera, los humanos asumieron funciones que habían pertenecido siempre a los espíritus de los animales. Poco después la historia registra la primera aparición de la organización social conocida como "patriarcado".


El área comprendida entre los ríos Tigris y Eufrates (2) era la patria, en tiempos remotos, de varios pueblos, la mayoría de los cuales hablaban lenguas Semíticas (3). Los Semitas fueron los primeros que en el Mundo desarrollaron tecnologías de riego, lo que les condujo, a su vez, al desarrollo temprano de asentamientos urbanos y posteriormente de ciudades. El dominio de las aguas, otra forma de vida espiritual, marco una nueva manera por la cual los humanos desarrollaron una tecnología que reemplazaba una función de la Naturaleza.
En el interior de estas culturas (las Semíticas), cristalizó la organización social jerarquizada. Estas civilizaciones Antiguas engendraron el Imperialismo, en parte debido a la naturaleza misma de las ciudades. Las ciudades son obviamente concentraciones de población; pero lo que es más importante aún, son lugares que deben importar la mayoría de los productos básicos para cubrir las necesidades materiales de estas concentraciones humanas desde las zonas rurales. Esto quiere decir que el Mundo Natural debe ser subyugado, exprimido y explotado por el interés de la ciudad. Para proporcionar un orden a este proceso, el Mundo Semítico desarrolló códigos primitivos de leyes. También introdujo la idea del monoteísmo (4) para servir de modelo espiritual a su organización material y espiritual.
Una gran parte de la historia del Mundo Antiguo narra las luchas entre los Indoeuropeos y los Semitas. Durante milenios, las dos culturas chocaron y se fundieron. Hacia el segundo milenio a.C. algunos pueblos Indoeuropeos, especialmente los griegos, fomentaron la practica de construir ciudades, viéndose así envueltos en el proceso que ellos denominaron "Civilización".


Ambas culturas desarrollaron sus tecnologías particulares propias de cada civilización. Los Semitas inventaron hornos que permitían la fabricaci6n de cerámica para el comercio y para el almacenamiento de los excedentes. Estos hornos primitivos a la larga evolucionaron hacia hornos grandes que permitían generar calor suficiente para fundir metales, principalmente cobre, estaño y bronce. Los Indoeuropeos desarrollaron una esmerada técnica para fundir el hierro.
Roma fue la heredera de estas dos culturas y se convirtió en el lugar donde se opera el cambio definitivo. Roma es también el verdadero lugar de nacimiento de la Cristiandad. El proceso que ha dado origen a la Cultura de Occidente es histórico y lingüísticamente producto de la Cultura Semitica/Indoeuropea, pero que ha sido comúnmente denominado como Tradición Judeo/Cristiana.
La Cristiandad fue un elemento absolutamente esencial en el desarrollo primario de esta clase de tecnología. La Cristiandad abogaba por un solo Dios, y es una religión que se impuso excluyendo todas las demás creencias. Los habitantes de los Bosques Europeos creían en los espíritus de los bosques, de las aguas, de las montanas y de La Tierra; la Cristiandad atacó aquellas creencias y efectivamente desespiritualizó al Mundo Europeo. Los cristianos, que poseían un armamento superior y tenían necesidades expansionistas, fueron capaces de subyugar militarmente a los pueblos tribales de Europa.
La disponibilidad del hierro condujo a la fabricación de herramientas con las cuales se pudo talar el bosque: la fuente de carbón para hacer mas herramientas. La recién deforestada tierra fue surcada, entonces, por el no menos reciente invento del arado de hierro, que fue, por primera vez, tirado por caballos. Con esa tecnología cada vez menos gente trabajaría mayor extensión de tierra, y así muchas otras fueron desplazadas para convertirse en soldados y campesinos sin tierras. El surgimiento de tal tecnología marcó el comienzo de la Edad Feudal e hizo posible, finalmente, el surgimiento de nuevas ciudades y el crecimiento del comercio. También anunció el comienzo del fin del Bosque Europeo, aunque este proceso tardara mucho tiempo en completarse.




El eventual surgimiento de ciudades y el desarrollo simultaneo de los estados europeos crearon las condiciones para el impulso de la expansión y búsqueda de nuevos mercados que condujeron a que hombres como Col6n atravesaran el Atlántico. El perfeccionamiento de las embarcaciones y tecnologías de navegación hizo inevitable el "descubrimiento" de América.
América ofreció a los europeos una nueva e inmensa área para la expansión y explotaci6n material. Inicialmente América proveyó de materias primas y aún de productos elaborados a la economía mundial en desarrollo que estaba basada en tecnologías indoeuropeas. La Civilización Europea se sustenta sobre una historia cíclica de surgimiento y caída a medida que sus tecnologías alcanzan sus límites material y cultural: el Mundo Natural Finito siempre ha generado una contradicción interna en la expansión Occidental.
Los Indoeuropeos atacaron cada aspecto de Norte América con entusiasmo incomparable. Los indígenas fueron destruidos despiadadamente porque constituyeron un elemento inasimilable por las civilizaciones de Occidente. Los bosques suministraban el material necesario para la construcción de grandes barcos, la tierra estaba intacta y era extremadamente fértil para la creación de excedentes agrícolas, y algunas áreas proporcionaron fuentes de trabajo esclavista para los invasores victoriosos. Durante la Revolución Industrial, a mediados del siglo xix, Norte América se encontraba ya a la cabeza en el área del desarrollo de la tecnología extractiva.
Los bosques madereros del Noroeste no fueron deforestados con el propósito de proporcionar tierras para granjas. Esos bosques fueron destruidos para obtener carbón vegetal con que alimentar las fraguas del hierro de las fundiciones y herrerías. Hacia 1890, el Occidente había comenzado a usar el carbón mineral, un combustible fósil, para producir la energía necesaria requerida por las nuevas maquinarias recientemente desarrolladas. Durante la primera mitad del siglo xx, el petróleo reemplazo al carbón como fuente de energía.
La Cultura Occidental ha explotado y destruido el Mundo Natural de forma atroz. Mas de 140 especies de pájaros y animales fueron exterminados totalmente desde la llegada de los europeos a América, fundamentalmente porque no resultaban de utilidad a los ojos de los invasores. Los bosques fueron arrasados, las aguas contaminadas, los indígenas sometidos a un claro proceso de genocidio. Los enormes rebaños de herbívoros quedaron reducidos a unos pocos puñados, el bisonte casi se extinguió. La tecnología Occidental y los pueblos que la han empleado constituyen las fuerzas destructivas más asombrosas en toda la historia de la humanidad. Ningún desastre natural ha destruido tanto. Ni aún la Edad de los Glaciares produjo tantas víctimas.


De igual modo a como sucede con los bosques madereros, los combustibles fósiles también son recursos finitos. A medida que avanzaba la segunda mitad del siglo xx, los Occidentales comenzaron a buscar otras formas de energía para dar un nuevo impulso a su tecnología. Sus ojos se han posado sobre la energía Atómica, una fuente energética cuyos residuos constituyen las sustancias más venenosas que ha conocido jamás el Hombre.
Hoy la especie humana se enfrenta al problema de su propia supervivencia como especie misma. La Forma de Vida conocida como "Civilización Occidental" avanza sobre un sendero de muerte, acerca del cual su propia cultura no tiene respuestas viables. Aunque se enfrentan con la realidad de su propia destrucción, solo pueden pensar en desarrollar técnicas de destrucción más eficientes. La aparición del Plutonio (5) en este planeta es la señal más clara de que nuestra especie esta en peligro. Es, sin embargo, una señal que muchos occidentales prefieren ignorar.
El aire esta viciado, las aguas envenenadas, los árboles mueren, los animales desaparecen. Nosotros pensamos que incluso los sistemas climáticos están cambiando. Nuestras enseñanzas antiguas nos advierten que si el Hombre interfiere en las Leyes de la Naturaleza, tales cosas tienen que ocurrir. Cuando la última de las Formas Naturales de Vida se haya ido, toda esperanza de supervivencia humana sé ira con ella. Y nuestra Forma de Vida esta desapareciendo rápidamente, como una víctima más de los procesos destructivos.
En otras declaraciones de los Hau de no sau nee han que-dado delineados nuestros análisis acerca de la opresión económica y jurídica. Pero lo esencial de nuestro mensaje al mundo adopta la forma de esta Llamada Vital a la Conciencia. La destrucci6n de las Culturas y de los pueblos indígenas forma parte del mismo proceso que ha destruido y esta destruyendo a La Vida en este planeta. Las tecnologías y los sistemas sociales que han aniquilado la vida animal y vegetal están destruyendo a la población indígena. Y ese proceso es la Civilización Occidental.
Sabemos que hay muchas personas en el mundo que pueden comprender rápidamente la intención de nuestro mensaje. Pero la experiencia nos ha enseñado que existen pocas que estén dispuestas a buscar un método que conduzca hacia un verdadero cambio de la situación. Pero si existe un futuro para todos los seres de este planeta, debemos empezar a buscar las direcciones del cambio.


Los procesos de colonialismo e imperialismo que han afectado a los Hau de no sau nee representan solo un microcosmos del proceso que afecta al mundo. El sistema de reservas empleado en contra de nuestra gente es un microcosmos del sistema de explotación usado en contra del mundo entero. Desde el tiempo de Marco Polo, el Occidente ha venido refinando un proceso que desconcierta a toda la gente de La Tierra.
La mayoría del mundo no tiene sus raíces en la Cultura o Tradiciones Occidentales. La mayoría del mundo encuentra sus raíces en el Mundo Natural, y son el Mundo Natural y las Tradiciones del Mundo Natural, las que deben prevalecer si queremos desarrollar sociedades verdaderamente libres e igualitarias.
Es necesario, en este momento, que iniciemos un proceso de análisis critico de los procesos históricos de Occidente, para buscar la naturaleza actual de las raíces de las condiciones de explotación y opresión impuestas sobre la Humanidad entera. Al mismo tiempo, así como profundizamos en la comprensión de esos procesos, debemos reinterpretar esa historia a la gente del mundo. Son las gentes de Occidente, en ultima instancia, las que están mas oprimidas y explotadas. Tan aplastados están bajo el peso de siglos de racismo, sexismo e ignorancia, que se han vuelto insensibles a la verdadera naturaleza de sus vidas.
Debemos, consciente y continuamente, cuestionar cada modelo, cada programa y cada proceso que el Occidente trate de imponernos. Paulo Freire escribió, en su libro Pedagogía del oprimido, que es característico del oprimido imitar al opresor y, por tales acciones, tratar de ganar alivio de la condición opresiva. Debemos aprender a resistir esa respuesta a la opresión.
La gente que vive en este planeta necesita romper con el concepto estrecho de "liberación del hombre" y empezar a ver el proceso de liberación como algo que necesita ser entendido en el conjunto del Mundo Natural. Lo que se necesita es la liberación de todas las cosas que mantienen La Vida —el aire, las aguas, los árboles— todas las cosas que mantienen la Sagrada Trama de La Vida.
Sentimos que los indígenas del Hemisferio Occidental pueden continuar contribuyendo a la potencial supervivencia de la especie humana. La mayoría de nuestras gentes todavía vive de acuerdo con las tradiciones que encuentran sus raíces en la Madre Tierra. Pero los indígenas necesitamos un foro en el cual nuestra voz pueda ser escuchada. Y necesitamos de alianzas con otras gentes del mundo que participen en nuestra lucha para recuperar y mantener nuestros territorios ancestrales y proteger nuestra Forma de Vida.
Sabemos que esta es una tarea muy difícil. Muchos Estados Nacionales pueden sentirse amenazados por la posición que representa la protección y liberación de las Culturas y gentes del Mundo Natural: un movimiento progresista que debe encuadrarse dentro de las estrategias políticas de la gente que pretenda defender la Dignidad del Hombre. Y esta posición esta creciendo en fuerza y representa ya un punto de vista necesario en la evolución del pensamiento progresista.


Los Pueblos indígenas tradicionales sostienen la clave de la inversión del proceso en virtud del cual la Civilización Occidental solo promete sufrimiento y destrucción futura inimaginable. El Espiritualismo es la más alta forma de Conciencia Política. Y, nosotros, los indígenas del Hemisferio Occidental nos contamos entre los propietarios de esa clase de conciencia superviviente en el Mundo. Nosotros estamos aquí para impartir ese mensaje.
(1) Indoeuropeos: se llama así a los que hablan lenguas originadas de un tronco común (Macro familia Lingüística) y que se separaron hace muchísimos años. Bajo este nombre se incluye a todos los idiomas europeos: español, portugués, francés, italiano, rumano, holandés, alemán, suizo, danés, griego, ingles, polaco, noruego, islandés, provenzal, Catalán, checo, búlgaro, Gales, irlandés, etc.; a todas las lenguas y dialectos hindúes (India); al Romaní (los gitanos); al persa y al kurdo, etc.
(2) Éstos ríos se localizan en Oriente Medio.
(3) Semíticas: incluye a varias lenguas, pero las referidas concreta-mente en este trabajo son las lenguas árabes (Egipto, Irak, Qatar, Arabia Saudita, Líbano, Siria, etc.) y el hebreo (Israel).
(4) Monoteísmo: adoración a una sola deidad, un solo Dios.
(5) Plutonio: es un subproducto (desecho) del Uranio (materia prima en la producción de energía Atómica) que es altamente venenoso y radiactivo. Al contaminar el ambiente tiene una vida promedio de 240.000 años. Su efecto inmediato sobre los seres humanos es provocar cáncer de pulmón.