dimecres, 30 de març de 2016

BENOZZO GOZZOLI: EN DELICADO EQUILIBRIO ENTRE DOS MUNDOS

El publico probablemente prefirió a los maestros que le ofrecían lo mejor de los dos mundos, el encargo de pintar las paredes de la capilla privada del Palacio Medici recayó sobre Benozzo Gozzoli (h. l421-l497) discípulo de Fra Angelico pero, evidentemente, hombre de muy distinto criterio artístico. Gozzoli cubrió los muros de la capilla con una representación de la cabalgata de los tres reyes magos, haciéndoles viajar con un atuendo verdaderamente regio a través de un hermoso paisaje. El episodio bíblico le dio ocasión para exhibir ricos primores y suntuosos ropajes, un maravilloso mundo lleno de encanto y alegría. Hemos visto que esta afición a representar la fastuosidad de los nobles pasatiempos se desarrollo en Borgoña, en cuya comarca los Medicis establecieron estrechas relaciones. Gozzoli parece querer demostrar que los nuevos recursos podían ser usados para hacer esas alegres representaciones de la vida contemporánea mas vivas aun y deliciosas. No tenemos ninguna razón para discutírselo. La vida de la época era, en realidad, tan pintoresca y llena de colorido que debemos estar agradecidos a esos maestros menores que han conservado un recuerdo de esas delicias en sus obras, y todo el que vaya a Florencia no debe desperdiciar el placer de una visita a esta pequeña capilla en la que parece quedar algo aun del sabor y el aroma de un modo más alegre de vivir. Ernest Gombrich



A lo largo de las entradas de éste blog, hemos tratado de dar a conocer la obra de algunos artistas -especialmente pintores- que si bien no son apenas conocidos por el gran público, merecerían un mayor reconocimiento.
Considerados por los grandes críticos como "maestros menores", comparados con los "divinos" Leonardo, Rafael, Miguel Ángel, Giorgione, Tizziano, etc., fueron ellos los que llenaron la inmensa mayoría de iglesias, palacios, colecciones burguesas y a la postre, las salas de casi todos los museos del mundo.
Uno de éstos "maestros menores" de la segunda generación de artistas del S.XV -Quattrocento - fue Benozzo Gozzoli. Junto con Ghuirlandaio, Fran Angélico, Filippo Lipi y Doménico Veneziano, forman un conjunto de excelentes artístas que tuvieron que competir con el genio extraordinario de los Massacio, Botticelli, Piero della Francesca, Paolo Ucello... 
Pero mientras éstos últimos se libraban a la árdua tarea de impulsar una verdadera revolución que cambiaría para siempre los gustos estéticos, abriendo la puerta al mundo moderno, aquellos, los Benozzo Gozzoli, que gozaron de la apreciación de sus contemporáneos, tuvieron que mantener un delicado equilibrio entre el mundo medieval, el gótico final, y el empuje arrabatador de ese nuevo arte que partiendo del también florentino Giotto, conocemos como Renacimiento.







Benozzo di Lese, más conocido como Benozzo Gozzoli –apodo dado por Vasari- nació en 1420 en Florencia, hijo del sastre Lese di Sandro y nieto de un cardador de lana. Nacido en ​​una casa en la via dei Fiore, en el distrito de Santo Spirito, cerca del Convento del Carmine, cuya iglesia grande fue decorada en 1427 por la voluntad de la familia Brancacci con un ciclo prolongado de frescos realizados por Masaccio, 






una obra que revolucionó el arte en Florencia y que sin duda tuvo influencia en la formación del jóven Benozzo.
Benozzo fue iniciado por su padre en un taller de pintura para realizar sus prácticas; esto fue probablemente no antes del 1435, se supone que primero asistió a la Escuela Primaria " y más tarde a la llamada “la escuela del ábaco”, donde un mayor estudio de la escritura y de las competencias administrativas, era muy útil para la profesión de comerciante o artesano. No hay documentos que prueben esta educación del pintor, pero es una conjetura de académicos basados, en primer lugar, en las prácticas de la época, según la cual los hijos de artesanos lo suficientemente ricos fueron dirigidos a este tipo de estudio, y en el segundo lugar, por el grado de familiaridad de Gozzoli con la escritura, acreditada mediante documentos y autógrafos de muchas inscripciones que se leen en sus cuadros, con antiguos caracteres, y con el uso adecuado de la lengua latina.
Inciertos son los inicios de la formación profesional de Benozzo y desconocida la fecha en que se inscribió en el gremio de pintores. Se cree que al igual que muchos otros pintores del primer Renacimiento, Gozzoli fue preparado inicialmente para ser un orfebre. 
Benozzo crece desde un punto de vista profesional en un momento crucial para el desarrollo del arte y la historia florentina. En los años entre 1430 y 1440 trabajaron en Florencia los pintores más conocidos y creativos: Fra Angelico, Filippo Lippi, Paolo Uccello, Domenico Veneziano y Piero della Francesca.




La hipótesis apoyada por Vasari, que Benozzo había sido discípulo de Fra Angelico, no es universalmente aceptada por la crítica por la incapacidad de Angelico, que fue fraile dominico, para mantener en un convento un taller de pintura, a la que asistieran los aprendices laicos. Es también posible que Benozzo fuera capaz de asistir al taller Zanobi Strozzi.
En este tiempo había muchos talleres en Florencia, ubicados principalmente en la via dei Calzaiuoli, en las calles adyacentes y en la zona detrás de la catedral. Imposible saber con certeza la tienda/taller con la que hizo su aprendizaje, se planteó la hipótesis de que Benozzo ha asistido a un artista no muy lejos de casa, tal vez Bicci di Lorenzo, un maestro de la pintura que dirigía una de las tiendas más concurridas de Florencia.
A la edad de 27 años comenzó a trabajar con Fra Angelico (1395-1455) en Orvieto y Roma. Durante sus años de aprendizaje, 1438-1444 / 45, en el taller de Fra Angelico, Gozzoli tomó parte en la decoración de las celdas en el monasterio dominico de San Marco, según el programa iconográfico de la orden franciscana que ejemplifica el concepto con escenas de la Pasión de Cristo como un ejemplo de vida. Y esto marca para Benozzo el inicio de la unión profesional con el maestro que se prolongó durante más de una década. Aunque la crítica es cada vez más unánime en asumir una relación más de colaboración que de discipulado. El papel en la ejecución de los frescos de Benozzo, fue creciendo gradualmente con el paso del tiempo.
Se cree que las pinturas de la doble celda de Cosimo de Medici (celda 38/39) fueron realizadas casi exclusivamente por él, y éstas incluyen una representación de la Adoración de los Magos, una de sus primeras pinturas re
conocidas.





La pintura al fresco


La pintura al fresco es una técnica rápida. El trabajo preparatorio, la idea artística en la que se basa la obra, la ejecución de los dibujos preparatorios. Todo esto llevaba su tiempo. Pero la rapidez de ejecución del fresco dependía de veinticuatro horas (giornata), o solo de algunos días, durante los cuales el intonaco (yeso) podía mantenerse lo suficientemente húmedo para poder absorber los colores. Cuando se había secado, todavía se podían efectuar retoques en secco, aunque se supiera que eran menos duraderos que la primera capa de pintura.

Cuando el arte imita a la naturaleza

“Ars simia naturae”: en 1381-1382, el humanista florentino Filippo Villani fue el primero en utilizar esta expresión para alabar a un pintor. Esta fórmula otorga una particular importancia a la capacidad del pintor: el Arte debe imitar a la Naturaleza. Según Boccaccio “Giotto devolvió la luz a este arte de la pintura, que durante muchos siglos había quedado sepultado bajo los errores de quienes pintaban para agradar a los ojos de los ignorantes más que para satisfacer la inteligencia de los expertos”. Villani recurre a Plinio y dice que si éste habla de Apeles, el puede hablar de Cimabue quien abrió el camino a Giotto, asignándole la gloria de haber devuelto a Florencia la dignidad de antaño, gracias a los artistas, y Villani incluye a los tres discípulos de Giotto a quienes atribuye capacidades específicas: Maso el más delicado, el más talentoso, Taddeo Gaddi el mejor para las arquitecturas, Stefano es el “Monum” (imitador) de la naturaleza. Desde Plinio el Viejo, este esquema es lo suficientemente eficaz como para influir incluso en la actualidad en muchos estudios sobre el Trecento toscano.



La Lamentación de Cristo, 1303-1305, Giotto (Padua, Capilla de la Arena). Giotto organiza en torno al cuerpo de Cristo todo un repertorio de actitudes conmovedoras que van desde el grupo de personajes en lamentación hasta los ángeles en el cielo, como si todos se comunicaran entre sí. Las dos mujeres de espaldas cubiertas con grandes mantos parecen hacer entrar al espectador en la escena, como un telón que se abriera para que el creyente pudiera penetrar y tocar el cuerpo. Las santas mujeres expresan su profundo dolor con gestos sobrios inspirados en el arte de la Antigüedad. Todo parece natural. El aliento que anima las composiciones de Giotto une el paisaje montañoso al paisaje arquitectónico. La imitación de la naturaleza ha comenzado.
Como lo hicieron Dante o Boccaccio en poesía, Giotto lleva hasta su maduración el proceso de renovación del lenguaje pictórico italiano, papel histórico reconocido por sus contemporáneos y se le puede considerar como un “recopilador” de la cultura figurativa de la Edad Media. Colores vigorosos y formas con abundantes drapeados en construcciones sintéticas, los frescos revelan como el arte florentino va en busca de un estilo. Discípulo de Cimabue, pero habiéndose formado también en Roma con los modelos del clasicismo bizantino integrado en la pintura románica medieval, conocía la simplicidad de la escultura románica, o la dinámica lineal del arte gótico. La visión interior de Giotto proyectada sobre un muro, sacrifica el detalle en aras del conjunto, teniendo como objetivo la síntesis decorativa. Los elementos de la acción se sitúan en el espacio, y, a una escala proporcional, se adaptan al marco arquitectónico. Las obras de Giotto se convierten en modelo y fuente de inspiración para los artistas del Renacimiento. Tres grandes conjuntos, en Asís, Padua y Florencia definen lo que es el arte de la pintura al fresco.
Podemos ver un vídeo que explica como ha sido la pintura mural:


Pero volvamos a nuestro autor.
Aquí podemos ver las giornatas de trabajo para el Tabernáculo de la Virgen de la Tos de Castelfiorentino:



A parte del periodo de imaginación, diseño, proyectos,  En total 26 giornatas, más el tiempo que necesitaria para secarse. 
Después de completar el trabajo en San Marcos, Benozzo firmó un contrato con Lorenzo Ghiberti (1378-1455), para trabajar con él durante tres años en las segundas puertas del Baptisterio de Florencia, la Puerta del Paraíso, a partir del 24 de enero 1445.




Obra fundamental para la evolución del arte renacentista.
Tanto Fra Angelico y Lorenzo Ghiberti influyeron mucho en toda su obra. De Ghiberti aprendió la precisión en la representación de los detalles más finos y cómo ilustrar una historia vívida, y de Fra Angelico, tomó la paleta de colores brillantes de este último, que Gozzoli logró trasladar al arte de la pintura al fresco.
El contrato entre los dos artistas es de fecha 1 de marzo 1444 y el salario pagado a Benozzo fue considerable en el primer año, va a aumentar en los próximos dos (la colaboración se cree que ha terminado en 1447). Durante esta asignación Benozzo fue capaz de perfeccionar las habilidades de su representación en perspectiva. Sobre la base de similitudes estilísticas con sus pinturas, que se le atribuyen algunas escenas de las puertas del paraíso, especialmente en los dos últimos paneles que representan las historias de David y Goliat, 







El cuadro noveno narra cómo David mata a Goliat, y cómo los del pueblo de Dios destruyen a los filisteos; y cómo él regresa con la cabeza de Goliat en las manos y cómo el pueblo sale a su encuentro con músicas y cantos diciendo: “Saúl mató sus mil y David sus diez mil” y con la ' Reunión de la Reina de Saba y del rey Salomón 






"El décimo recuadro narra la visita de la reina de Saba a Salomón, con un gran séquito; está guarnecido con mucha gente alrededor."
Después del trabajo con Ghiberti, Benozzo volvió con Fra Angelico. Se trasladaron a Roma llamados por el Papa Eugenio IV, que encargó los frescos de la capilla de San Pedro, ahora perdidos. A estos siguen la decoración de la capilla del papa Nicolás V en el Palacio Vaticano, con escenas de la vida de Esteban y Lorenzo .







Más tarde se trasladaron a  Orvieto, donde junto con Fra Angelico pintó dos de los cuatro tramos de bóveda de la Capilla de San Brizio en la catedral. La capilla de San Brizio de la catedral de Orvieto es para muchos la auténtica precursora de la Capilla Sixtina, hasta el punto de casi poder hacerle sombra. No en vano, fue allí adonde acudió Miguel Ángel para inspirarse antes de pintar la obra que le inmortalizaría en Roma.
Los frescos de la capilla de San Brizio fueron iniciados por Benozzo Gozzoli y Fra Angelico, 






los dos tramos de bóveda que permanecieron vacías se completaron 52 años más tarde, por Luca Signorelli  utilizando bocetos producidos por Fra Angelico, quien acabó de darles el toque de maestría suprema que hoy presentan. Luca Signorelli, que comenzó su carrera siendo alumno de Piero della Francesca y que gracias a esta capilla y a los frescos de la abadía sienesa de Monte Oliveto, debería ocupar un lugar de honor en la historia de la pintura, no solo renacentista sino de todos los tiempos.
En 1449 Benozzo, completó los frescos de la época de la capilla de San Brizio en la catedral de Orvieto, con el tema del Juicio Final , y termina su asociación con fra Angelico. Esta colaboración con Fra Angelico había representado para el joven Gozzoli, el lazo de unión con la generación artística nacida a principios de siglo. Esta nueva generación había aportado en los diversos campos de la arquitectura, la escultura y la pintura una serie de innovaciones, que marcó el comienzo del siglo XV en Florencia y el inicio de una nueva era con la espléndida cultura artística del Renacimiento. 
Este artista de la corte de los Médicis del siglo XV, había elegido gravitar en los círculos más modestos de pequeñas ciudades y pueblos de la región, lejos de los encargos importantes del poder central.
A partir de ese momento, trabajó en Montefalco en Umbría donde dejó frescos en las iglesias de San Fortunato y San Francisco. 
Su primera comisión independiente importante fue el trabajo del fresco en el coro de San Francisco en Montefalco con escenas de la vida de San Francisco (1450-1452). 



El ciclo lleva la fecha, la firma del artista y el nombre del comitente, el prior Jacopo da Montefalco. Realizado unos años antes que la capilla de los Médicis, este ciclo constituye su primer éxito personal. Las historias se explican en doce episodios pintados y un vitral perdido. En ellas Benozzo da rienda suelta a una narración detallada y original, donde conjuntos urbanos se intercalan con paisajes rurales, dando lugar a la construcción de una perspectiva clara y ordenada. 




En las escenas Los demonios expulsados de Arezzo y El sueño de Inocencio III, 




narradas de forma conmovedora, Benozzo intenta traducir el lenguaje artístico del siglo XIV a través de una nueva visión de la perspectiva bañada de luz. Estos episodios fueron inspirados en las mismas escenas realizadas por Giotto en Asís, sugeridas quizás por el comitente, como el arquetipo de la narración franciscana.  




En la bóveda, St. Francisco es entronizado en la gloria con ángeles a cada lado; rodeado además de los santos más importantes de la orden franciscana.
Entre los años 1453-1458, nuestro artista trabajó en el  ciclo pictórico de la vida de Santa Rosa , ahora perdido, en la iglesia de las Clarisas en Viterbo. De estos frescos, destruidos en 1632, quedan algunos bocetos de Benozzo Gozzoli y dibujos de Francesco Sabatini. En el 1456, ejecuta la Virgen de la Humildad con los Santos , conocido como la Pala de la Nuova Sapienza, 






para el Colegio de San Jerónimo en Perugia. En el 1458 tiene lugar la ceremonia deslumbrante para el nombramiento del Papa Pío II (Enea Silvio Piccolomini) se llama a Benozzo Gozzoli para preparar los equipos, pancartas y banderas.
En el año 1459, por encargo de Cosme de Medici, comienza la decoración de la capilla en el Palazzo Medici con el viaje de los magos. Desde su construcción, la capilla, tenía la doble función de la oración y de espacio para las visitas, aún hoy en día, es admirada por su belleza incomparable, sin duda debido a los extraordinarios frescos de Benozzo.
El episodio bíblico le dio ocasión para exhibir ricos primores y suntuosos ropajes, un maravilloso mundo lleno de encanto y alegría. Hemos visto que esta afición a representar la fastuosidad de los nobles pasatiempos se desarrollo en Borgoña, como podemos observar en la pintura de los Hermanos Limbourg:





en cuya comarca los Medicis establecieron estrechas relaciones. 
Aquí, los Medici con sus aliados y seguidores se representan en una procesión escénica colocada en un escenario real y fantástico, al mismo tiempo, vestidos como los Reyes Magos y su séquito en el acto de acercarse al altar. El estilo y la técnica de estos extraordinarios frescos tienen una magnificencia que no tiene precedentes.






La comisión para pintar la Capilla Medici llevó al artista a volver a Florencia. Ya en 1442 el Papa Martín V había dado el permiso a los Medicis para construir una capilla privada con un altar familiar portátil. La capilla, en el primer piso de la residencia de los Medici, fue construida por el gran arquitecto Michelozzo (1396-1472) entre 1446 y 1449 y fue dedicada a la Santísima Trinidad. 





Estimulado por el prestigio que tiene esta comisión y la abundancia de materiales a su disposición (incluido el oro), Gozzoli creó uno de los ciclos de frescos más fascinantes de la Florencia del siglo XV. Algunos historiadores del arte consideran que es su obra más importante, y es sin duda la más famosa de sus obras.
Respecto a ésta obra, dice Rafael Argullol, autor al que nos hemos referido en numerosas ocasiones en las páginas de éste blog: “MÁS QUE HORAS SE NECESITAN DÍAS para contemplar con justicia los frescos pintados por Benozzo Gozzoli, entre el 1459 y el 1461, en el Palacio Medici Riccardi de Florencia por encargo de Piero di Cosimo, el Gotoso. 






Pocas veces la pintura ha logrado una síntesis tan equilibrada entre los planos histórico y estético. El pasado se fusiona con el presente gracias a una escenografía de una armonía única. Gozzoli -uno de los grandes que muchos aún no han descubierto- demuestra una maestría simultánea en el tratamiento del paisaje, en la representación grupal y en la retratística. Nadie, en su tiempo, había conquistado este equilibrio.
El motivo de los frescos, la Cabalgata de Reyes, fascinó la pintura florentina porque también fascinaba la ciudad de Florencia. Los Médicis protegían, parece, la Compagnia della Stella, que organizaba lujosos desfiles que conmemoraban el viaje de los Reyes de Oriente hasta la cueva de Belén. Benozzo Gozzoli, como todos los pintores renacentistas, actualizó la historia convirtiéndola en un acontecimiento contemporáneo. El espectador capaz de mirar con el cuidado que exige el lugar descubrirá, además de un autorretrato del pintor, decenas de personajes de la época en que fue pintado. A través de los Reyes Magos, y sobre todo a través de Gozzoli, los Medici rendían homenaje a Florencia y a su propia familia.




Sin embargo, también rendían homenaje al refinado misterio de Oriente, un territorio sin límites para la imaginación occidental. Y así los Reyes de los Evangelios se disfrazaron con la sofisticación y refinamiento de la embajada bizantina que, en 1438, se trasladó al congreso de Florencia para intentar la reconciliación de los cristianos orientales y occidentales. El joven Gozzoli quedó deslumbrado por aquella vanguardia de un Oriente que siempre había constituido la patria de una mágica sabiduría”.
Dedicada al viaje de los Reyes Magos, desde Jerusalén a Belén, donde tuvo lugar la Natividad. Benozzo utiliza una técnica de ejecución de extraordinaria complejidad y delicadeza, en la que alterna la pintura al fresco con la pintura a seco. Fueron aplicadas generosamente láminas de pan de oro puro para que las representaciones brillaran incluso en la oscuridad de la capilla o solo iluminada con velas. Benozzo trabajó rápidamente completando el trabajo en pocos meses, ayudado por lo menos de un asistente (probablemente Giovanni di Mugello), bajo la supervisión de Pedro de Médicis. El “Viaje de los Reyes Magos” es la obra cumbre de Benozzo por su feliz discurso narrativo, la rica decoración, el ritmo y el equilibrio de las figuras en el paisaje.






En los muros de la capilla, desfila el triple cortejo de los Magos, compuesto según las reglas de un protocolo preciso. Los grupos de los reyes van seguidos y precedidos por dos grupos de gente a pie y a caballo. Los miembros de la familia Médicis, entre los cuales se puede reconocer a Cosme, Piero di Cosimo, los niños Lorenzo y Juliano, y también el autorretrato del pintor. En la Procesión de los Reyes Magos, Benozzo demuestra que ha aprendido la lección de los innovadores de su época, pero sin perder el gusto refinado de la tradición derivada de la etapa final del gótico.





El magnífico y solemne viaje de los magos representados por Gozzoli en la capilla del Palazzo Medici, parte de Jerusalén - blanca ciudad fortificada en lo alto de la pared este- y se desarrolla a lo largo de las tres paredes en sentido horario hacia Belén, es decir, hacia el ábside. Los magos están representados según la iconografía tradicional de los tres reyes, cada uno con un regalo para ofrecer al niño (oro, incienso y mirra): Gaspar es el rey más joven, Baltasar es oscuro y de piel envejecida, Melchor en rojo, es el mayor liderando el desfile. En el fresco, el balance diseño perspectiva de la composición se combina con la riqueza de detalles, con el sabor de la narración mundana y fabulosa. Para producir tales efectos magníficos, el artista utiliza materiales raros y caros , como el lapislázuli para aguas azules, lacas brillantes, el oro que brilla en la luz parpadeante de las velas. Las caras de los personajes - retratos de los Medici, pero también de sus aliados, colaboradores, distinguidos invitados –el paisaje pujante y variado, las plantas y las flores , los animales también exóticos, los trajes , tiendas de joyas , los adornos, invitan al espectador a hacer una pausa y admirar los interminables detalles de preciosismo y la descripción gallarda y minuciosa. 








La celebración de los Medici y su camarilla también pasa a través de las innumerables citas de los emblemas y símbolos, tomados de las señales repartidas en las prendas, en el arnés, los accesorios de los personajes y, probablemente, se alude a la presencia de ciertos animales ( como el halcón en la pared del este y el pavo real en el bolso) y la elección de colores, como el rojo , el blanco y el verde . Después de todos estos símbolos heráldicos derivados del imaginario Medici están muy extendidas en la decoración de toda la capilla.
Descripción detallada de la obra.






Los destacamentos de los magos 

Cada uno de los tres reyes magos con su propio desfile tiene una pared 
principal del compartimento. Los escuadrones siguen el modelo adoptado en Florencia con motivo de juegos y espectáculos recurrentes de la caballería durante el siglo XV. De hecho, toda la procesión se divide en tres escuadras distintas o "brigadas", cada una caracterizada por un color dominante en las prendas y atavíos:. Blancos para Gaspar, Baltasar verde, rojo para Melchiorre.  De acuerdo con el código de caballería, cada tropa cuenta doce personas y consta de:
El " señor ", el maestro de equitación (en este caso, el mago rey) que dicta el color de la ropa, los adornos de tocados y las insignias. Tres pajes a caballo que son la vanguardia y tienen la tarea de anunciar la llegada de su amo; dos caballeros que llevan  respectivamente  la espada , signo de la realeza (el spatharius ), y el regalo de "señor"; seis pajes a pie , provistos de armas ligeras (con arcos, ballestas, lanzas) dispuestos en pares que acompañan al "señor" en sí.


- Pared del este







El cortejo de Gaspar , el joven mago, rubio y lampiño, trae el don de la mirra , el bálsamo rociado sobre el cuerpo del difunto y de este modo alude a la naturaleza terrenal de Jesucristo. Vestimenta blanca como participantes en su grupo, el asistente guía la procesión de la familia Medici y parientes, aliados y los huéspedes ilustres. Trajes, telas, joyas, accesorios.
Corona del mago: banda de oro cerrado por mazzocchio azul salpicado de oro adornado con " lanzadores " de oro que se fijan en broches adornados con piedras preciosas y cadenas de perlas en los bordes; que brota de la banda a los otros puntos triangulares y adornado con piedras preciosas (rubíes y esmeraldas que se alternan), rodeadas de perlas, piedras y perlas más pequeñas y perlas grandes en la parte superior, con un pivote fijo.
Vestimenta del mago: brocado giornea, adornado con el archivo "lanzadores".
Cinturón del mago: una tira de tela decorada con los lanzadores
flora
Laurel (el arbusto detrás de la cabeza de Gaspare se ha relacionado con el hijo mayor de Piero el gotoso , llamado Lorenzo, Lorenzo de laurel )
naranja
aghifoglio
palma
la fauna :
caballo






mula (la cabalgadura  de Cosme el Viejo, por lo general destinado a sacerdotes ancianos y altas personalidades)
perro
ciervo
jilguero
codorniz
grajilla
teta
tórtola
Heráldica de la familia y los negocios
Medici escudo de armas , en: Caballo arnés del mago Gaspar, y Piero di Cosimo
tres plumas en: arnés de caballo Piero
plumas de pavo real , Caballo arnés Piero y Cosimo

- Muro sur

en los extremos de la pared sur de la escuadra Gaspare mago con la vanguardia compuesta por tres jóvenes de caballos en el vestido blanco, identificado erróneamente en el pasado con las efigies de las tres hijas de Piero de Medici y Lucrezia Tornabuoni, Bianca, Nannina y Maria .
A continuación se presenta la escuadra de Baldassarre , el mago la edad adulta, con la piel oscura. 








Vestido de verde como su secuela, Baldassarre ocupa el segmento medio de la procesión de los tres reyes. Pintura sufre fuertes pérdidas aquí: a la izquierda y la derecha para abrir una ventana. La operación dio como resultado desastroso en la demolición de la tira de la pared donde estaban representadas los pajess que llevan el regalo y la espada Baldassarre.
El don de Baldassarre es el ' oro , un símbolo de los derechos de ropa, telas, joyas, accesorios.

Corona del mago: la base es una banda de oro adornada con collares de perlas a los bordes y las piedras preciosas establecidos, alternando en dos tamaños (tal vez esmeraldas y rubíes);que brota de la banda hacia los otros puntos triangulares con rubíes balas y perlas rodeadas por otra serie de pequeñas piedras preciosas; en cada punta, una gran perla es fijo; la corona que descansa sobre un tocado azul, de la que emergen las tríadas de blanco y rojo plumas verdes curvadas hacia arriba.
el traje de mago: giornea en brocado de oro y de piel bordes.







flora

arbustos de rosas rojas y blancas
cipreses
fauna
caballos
faisán
cometa, que ataca el faisán
Heráldica de la familia y los negocios
Juegos de plumas de color rojo, blanco y verde 

- Esquina suroeste

ángulo de las dos partes de la pared del suroeste se introduce en el interior de la capilla, tras la construcción de la escalera con su aterrizaje en 1688-1689. El desplazamiento del límite ha causado grandes pérdidas de las pinturas de Gozzoli: de hecho, sólo sobrevivió a la parte inferior izquierda de la parte de pared oeste ( incluyendo, entre otras cosas, la parte posterior de la mula Melchiorre). Para el resto, es decir, el extremo superior de este rango y la porción con los pajes en la pared sur de Baltasar, se han perdido. 








En los años de la reestructuración de Jacopo Cierres fue ordenada para integrar los fallos irrecuperables. El artista le hizo pintar un paisaje genérico, carente de los animales y los hombres, con personajes inspirados en el paisaje del siglo XV.
En la pintura sobrevivió, los tres pajes a caballo de la vanguardia de Baldassarre y cuatro pajes a pie ligeramente armada del desfile Melchiorre se atribuyeron a Giovanni d'Antonio del Mugello Cecca, nieto de Angelico y fiel compañero y colaborador de Gozzoli (Acidini 1993;
Trajes, telas, joyas, accesorios

Vestido de los pajes a pie : Giornea o damasco abrigo rojo dictada abad de Melchiorre mago
Arcos de los pajes a pie: son arcos "atigrados" o "arcos de Siria," de origen de Oriente Medio; por el peso ligero y ser muy duraderos, son apreciados para la caza y  más adelante  se sustituyeron por la ballesta.
fauna
mula (la parte posterior del animal montado por Melchiorre)
urraca

- Muro Occidental

En la pared occidental, el antiguo asistente, Melchiorre , encabeza la procesión de los tres reyes magos con su vestido de cortejo rojo . Los magos son precedidas por una procesión de personajes contemporáneos , muchos de ellos con caras bien caracterizados, entre los cuales es posible reconocer quizá retratos de los banqueros, consultores y políticos partidarios de los Medici .








Melchior con su entorno, que trae el regalo del incienso, símbolo de la oración y el carácter sagrado y aludiendo así a la divinidad de Jesucristo. 
Prendas de vestir, textiles, joyería

Corona del mago: similar a la anterior, que descansa sobre un tocado rojo, con una muestra de piel en la frente y el cuello estirado.
Vestir mago: vestido rojo con tejidos de moda arcaicas y bizantino preciosos.


flora





arbustos de rosas rojas y blancas
cipreses
naranja
fauna
Mulo montado por Melchiorre
caballos
perros
guepardos adiestrados para la caza de acuerdo con la costumbre turca, dos de ellos con una correa (con collar de cadena de oro preciosa y una gran malla) en el primer plano
ciervo
buey
liebre
burros con cargas, en la procesión en la distancia
mulas con cargas, en la procesión en la distancia
camellos con cargas, algunos montados por los esclavos africanos, en la procesión en la distancia
grúa o garza, reducido a la mitad debido a los cortes de pared, el extremo izquierdo en la parte superior; Es atacado por un ave de presa que sólo se ve la cabeza (que se encuentra en la última restauración)
pertinente, en el río en primer plano
pato blanco, en el río en primer plano





halcón que destripa una liebre, en el primer plano (traducción naturalista empresa clave del halcón con el nell'artiglio anillo de diamantes, especialmente querido por Piero el gotoso.
mono interno, a la extrema derecha en el primer plano
Heráldica de la familia y los negocios
Tres plumas , la cabeza del hombre en el desfile de la derecha

- Los retratos







La identificación tradicional de los tres magos con personajes reales no parece estar delante del hallazgo de su aspecto general reducido a tipos abstractos de acuerdo con las reglas tradicionales.
En cambio, una multitud de personajes contemporáneos después de la procesión de los tres reyes magos en la pared este y otro del por encima de la pared opuesta. La procesión tiene muchos retratos , aunque a veces difíciles de reconocer. Ellos traen el tema Evangelio en los Médicis de Florencia de mediados del siglo XV.

Aquí encontro nuestro artista, una fuente de ingresos "extraoficial", puesto que las personalidades importantes de la ciudad querían figurar en la pintura, lo más cerca posible de la família Medici, Benozzo les colocaba en función de la cantidad que estuvieran dispuestos a pagar. Ésta "buena práctica" le debería de dar pingües beneficios pues la repitió en otras pinturas y otras ciudades, costumbre que se extendió a la mayoría de pintores de su época y aún posteriores.
Las propuestas de identificación Acidini 1993 (en los que no se indique lo contrario): Pared del este, por debajo del mago Gaspar : 
1 - Cosme el Viejo de Medici 
2 - Piero el gotoso de Medici 
3 - Carlo de 'Medici 
4 - Galeazzo Maria Sforza 
5 - Sigismondo Pandolfo Malatesta 
6 - (?) Cosimino Giovanni di Cosimo de Medici, seis años, ya frágiles y enfermos, murió poco después de noviembre del mismo 1459
7 - Lorenzo di Piero de Medici, llamado el Magnífico 
8 - Giuliano di Piero de Medici 
9 - Tutor de Lorenzo y Giuliano 
10 - Giuliano di Piero de Medici 
11 - Giovanni Francesco Tornabuoni, hermano de Piero y Giovanni de (?) 'Medici como el hermano Lucrecia y tío de Lorenzo y Giuliano, a continuación, también factor en la sucursal del banco Medici en Roma 
12 - Giovanni di Cosimo de Medici (?) 
13 - Benozzo Gozzoli 
14 - Papa Pio II Piccolomini de la pared occidental, la procesión Melchiorre precede mago: 






15 - Benozzo Gozzoli , el segundo autorretrato (?) 
16 - los negros Gino Capponi (1388-1457) (?): un diplomático sobresaliente, autor de obras historiográficas importantes, un partidario de la subida de la política Cosme el
17 - Bernardo Giugni (1466), Un amigo de Cosme, una figura prominente de la República de Florencia, en repetidas ocasiones embajador
18 - Francesco Sassetti (1420-1490), en 1447 director de las sucursales bancarias de los Medici en Ginebra y Lyon, 1458 Director General Adjunto en Florencia (?); este hombre pertenece manos en alto con los dedos extendidos para indicar el número 5000,
19 -Agnolo Tani , de 1450 hasta 1465 director de la filial de la Banca Medici en Brujas.
20 - Dietisalvi Neroni (?) (1401-1482), a continuación, un partidario de Cosme el Viejo de Medici, pero después de unos años archienemigo reputados por los Medici (1463), participa entre otros en la conspiración contra Piero (1466)
21 - Roberto di Niccolò Martelli (?) (1408-después de 1469), director de la banco de Medici en Roma 1439-1464 
22 - Benozzo Gozzoli, el tercer retrato (?) 
23 - Luca Pitti (?) (1398-1472), en 1458 abanderado de Cosimo, pero luego en 1466 el traidor Medici en el complot contra Piero el gotosa, o Antonio Averlino llamados Filarete(?) (1400 ca.-1469 ca.), escultor y arquitecto florentino, activo para los Sforza, que describe la capilla y los círculos Palazzo Medici




Mago Gaspar: Lorenzo el Magnífico ( Bussagli 1999 y otra anterior)
Mago Balthazar: Juan VIII Paleólogo emperador de Oriente, llegó a Florencia en 1439, con ocasión del Consejo
Mago Melchior: José el patriarca de Constantinopla, que también llegó a Florencia en 1439 por el Consejo y enterrado en Santa Maria Novella; Segismundo de Luxemburgo, emperador del Sacro Imperio Romano que convocó el Concilio de Constanza en 1414 para resolver el Gran Cisma ( Bussagli 1999 )



Signos relacionados con los Magos


La tríada de los magos alude a varias combinaciones de significados simbólicos (que se enumeran aquí en orden de secuencia paralela a los magos de la pintura):

edades del hombre : juventud, madurez, vejez;
estaciones : primavera, verano, otoño (se excluye el invierno);
las partes del día : amanecer, mediodía, atardecer (excluida la noche);
partes del mundo : Europa, África y Asia (los continentes conocidos);
partes del tiempo cósmico : futuro, presente, pasado;
colores : blanco, verde y rojo;
las virtudes teologales : Fe, Esperanza, Caridad (también representadas por los colores anteriores);
miembros de la familia Medici : Lorenzo, Piero, Cosimo.
Los tres regalos de los magos fueron - oro, incienso y mirra - aluden, como de costumbre a Jesús como rey , Dios y  hombre . 
Veamos un vídeo sobre éstos maravillosos frescos:



El simbolismo cristiano de los Reyes Magos.

La historia de los magos lo largo de los siglos ha conocido una distribución particular que cubre un lugar privilegiado en la tradición cristiana : a pesar de la brevedad de la historia en el Evangelio canónico, desde el siglo I-II a estos personajes se han visto afectados por una serie de caracteres y atributos, los cuales que han enriquecido la fisonomía y lo que significan por lo que los protagonistas de una fascinante leyenda . La tradición de los Reyes Magos se basa por un lado en las diferentes referencias a los libros proféticos y la otra en muchos textos apócrifos que amplifican entre sí. A ello se cuestionan los escritos de los Padres de la Iglesia y los escritores sagrados, que se han atribuido a los Magi un sinnúmero de símbolos.
La codificación de los magos en sus números, los rasgos faciales, nombres, de dónde vienen - ha pasado por un pasado de siglos proceso ocurrido lo suficientemente tarde. Representados en las catacumbas con los trajes persas de sus (las de Priscilla, II-II seg.) adoradores de Mitra con una túnica corta, pantalones ajustados y gorro frigio - en lugar de traer regalos en la época bizantina los magos han asumido las características de " rey ". Esta interpretación - ya invalsa en el siglo VI en Oriente y en Occidente, al menos, el undécimo - tal vez se basó en lasprofecías que anuncian el culto del Mesías por parte de algunos reyes ( Isaías 60: 3; Salmo 72, 10 y 68, 29) . Él nunca fue cuestionada hasta la Reforma protestante (XVI sec.).
Otro problema que ha afectado a los comentaristas es el número de los magos . Según una crónica del Este 774-775 en los magos eran doce, mientras que en algunas catacumbas también se representan en más o menos. Sin embargo, la tradición cristiana ha codificado la imagen de los tres reyes , llamado en Occidente Melchor , Gaspar y Baltasar . 






En el siglo VIII el Venerable Beda describe Melchiorre como un anciano con el pelo blanco con toda la barba y el pelo largo rizado, Gaspar y Baltasar como un joven inexperto de tez cetrina y con una barba considerable. En Millions, alrededor de 1270, Marco Polo habla de visitar la tumba de los tres reyes en la ciudad de Saba, al sur de Teherán en Persia e informó de sus nombres: Beltasar, Gaspar y Melquior. La teoría de un origen común de los magos (eran caldeos, persas o árabes, o tártaros, indios o los etíopes) fue finalmente suplantado por la tradición de los tres diferentes tierras de miembros. Ya según la tradición armenia los Magos eran reyes de Persia, respectivamente, India y Arabia, representantes de las tres razas diferentes descendientes de los tres hijos de Noé . Después de los primeros descubrimientos geográficos y en relación con el contacto con culturas distantes, los comentaristas occidentales han considerado los tres reyes de los tres continentes conocidos: Europa, Asia, África . Es por esto que los magos se representan a menudo con las características y la ropa  que pueden recibir estos orígenes. La tradición cristiana de los magos, así formulada en Occidente fue finalmente codificado entre los siglos XIII y XIV por los textos hagiográficos de Jacopo da Varazze ( Legenda Aurea ) y Giovanni da Hildesheim ( Historia Trium Regum .) las signaturas de los magos del siglo IV, con un himno del poeta Prudencio Ibérica, significados precisos fueron atribuidos a los regalos de los magos: 





el oro se acordó de la realeza de Jesús, el incienso utilizado en el ritual religioso de su divinidad y mirra ungüento con el que roció los cuerpos antes del entierro de su esencia humana. Por otra parte, la tríada de los magos con el tiempo ha tomado innumerables significados, a menudo se destaca en las representaciones pictóricas de la Adoración o el viaje de los magos , especialmente de siglo XIV: los tres personajes se convierten en símbolos, así, no sólo los tres continentes conocidos, sino también de las edades del hombre (juventud, madurez, vejez), las partes del día (amanecer, al mediodía, por la noche), de tiempo cósmico (pasado, presentes y futuros), y mucho más. la muerte, el entierro, celebración de los magos los magos murieron en el este . Sus cuerpos fueron descubiertos por Helena , madre del emperador Constantino. Elena ordenó trasladar los restos a Constantinopla en la iglesia de Santa Sofía. Eustorgio , obispo de Milán (IV o VI siglo), obtenida a partir del emperador de Oriente a traducir las reliquias en su ciudad. 




Estas disposiciones serían cerradas en el sarcófago romano todavía está presente en la Capilla de los Reyes Magos en la iglesia de Milán. En 1164 Federico Barbarroja , que derrotó a las pretensiones milanesas para trasladar los restos de los reyes magos en Colonia (23 de julio). Todavía se conservan en el relicario del siglo XIII. en el altar mayor de la catedral de Colonia. En 1904, el arzobispo de Colonia dio algunos fragmentos de los restos de los Reyes en San Eustorgio en Milán. En el calendario litúrgico católico y otras iglesias cristianas, la llegada de los Reyes Magos en Belén se celebra el 6 de enero de, la fiesta de la Epifanía . 
En el 1460, siendo ya un artista con cierta fama y posición, contrae matrimonio con Maddalena di Luca di Jacopo di Cione, la hija de un comerciante de telas, con la que va a tener nueve hijos, entre ellos Francesco y Alesso,  que siguiendo los pasos de su padre, con el tiempo, se convierten en artistas.
En el 1461 es comisionado del Retablo de la Purificación de la Sociedad de la Purificación, una Hermandad íntimamente ligada a la familia de los Medici.
Hacia el 1463, a más tardar, Benozzo había dejado su ciudad natal, debido al peligro de la peste, y se trasladó a San Gimignano, donde vivió durante cuatro años, hasta 1467. Allí, realiza los frescos del coro de la iglesia de San Agustín, primera etapa de la segunda serie de viajes que lo llevaron a varias ciudades de la Toscana y definitivamente lejos de Florencia. 





El autor del programa iconográfico de los Episodios de la vida de San Agustín, se supone que fue el mismo comitente, el monje agustino Domenico Strambi, antiguo miembro de la Sorbona. Benozzo acepta el reto y realiza escenas en las que personajes majestuosos se insertan armoniosamente en entornos urbanos o en paisajes.







No faltan tampoco algunos elementos narrativos más alegres y ligeros, como la descripción de la escuela de gramática que dirigía san Agustín, donde Gozzoli pone de manifiesto la severidad por el castigo corporal infligido a un estudiante perezoso.






El ciclo narra la vida de San Agustín desde su infancia hasta su muerte y se divide en dieciocho escenas. La estancia de Benozzo en San Gimignano duró hasta 1467 realizando diversos trabajos, tanto en edificios religiosos como seculares. Bajo un cielo azul ultramar, la claridad alegre de los colores, recuerda el estilo rico y variado de la Capilla de los Reyes Magos, pero la complejidad de la composición espacial a través de un mayor dominio de la perspectiva, refleja sin duda los progresos realizados desde entonces por Benozzo. Como en la Capilla Médicis, aparecen numerosos retratos de personajes contemporáneos, costumbre que Benozzo ya no abandonará.







Para la misma iglesia, Benozzo crean un fresco que muestra a St. Sebastián intercesor en el muro de la nave sur. Esto es notable, ya que iba en contra del canon iconográfico de Gozzoli, según el cual San Sebastián tuvo que aparecer vestido con un taparrabos y atravesado por las flechas, en lugar de representar al santo con la ropa puesta y ileso. El santo se muestra orarando por la protección de las personas que lo rodean de la plaga.
Benozzo pintó otro fresco con el mismo tema, el Martirio de San Sebastián en la pared de la entrada interior de la colegiata de Santa María de la Asunción en San Gimignano. En esta ocasión, el santo se representa de acuerdo con la tradición iconográfica del arte italiano durante el siglo XV.



Benozzo pasó los años 1464 y 1465 en Certaldo alrededor de San Gimignano. Allí creó un taller que estaba junto al puente sobre el río Agliena. Las personas condenadas a muerte fueron conducidos pasado, lo que le dio el nombre de " Tabernáculo de los condenados ". En 1958 se quitaron los frescos y se muestran en la capilla de Santo Tomás en el Palazzo Pretorio en Certaldo. El tema de las imágenes es el sufrimiento de Cristo y los mártires.




último periodo creativo de Benozzo estaba en Pisa, donde fue comisionado en 1469 para llevar a cabo un ciclo de frescos importante para la Composanto que comprende 26 imágenes del Antiguo Testamento, en el que iba a trabajar durante 16 años. Los frescos fueron destruidas casi en su totalidad como consecuencia de un ataque con bomba en 1944, lo que provocó un gran incendio en el Composanto. Las secciones dañadas fueron tomadas de las paredes. Durante el mismo período creativo Benozzo quedó en Legoli en la provincia de Pisa, donde se había refugiado en 1478-1479 a causa de la peste. Allí creó un tabernáculo, 






de los cuales apenas quedan fragmentos hoy.

Aunque no podemos saber si Gozzoli militó activamente en las filas del humanismo, propugnado des de la Academia Platónica de Carregi, fundada por los Medici en 1456, la estrecha colaboración y la importancia del encargo recibido, en las pinturas del Palazzo Medici, nos lleva a suponer, que así sería.
Durante este último período de su vida creativa, Benozzo también produjo dos pinturas al óleo, convirtiéndolo en uno de los primeros maestros italianos para trabajar con aceite. Las obras fueron el descenso de la cruz 






y  la resurrección de Lázaro, 






ambos pintados para el obispo Pandolfini.
Benozzo Gozzoli murió en 1497. 













Fue enterrado en el monasterio de San Domenico en Pistoria.
A continuación os ofrezco una presentación con algunas de las obras de éste extraordinario artista.









Como siempre espero que os sea útil e interesante.