divendres, 26 de juny de 2009

CREER ES CREAR.







Hace unos pocos días, buscando información sobre la espiritualidad mesoamericana, descubrí ésta película-documental de Santiago Pando Marino y tuve la certeza de que una parte de las ideas y opiniones plasmadas en ella, respondían bastante bien a aquellas que desde éstas páginas venimos defendiendo.
Por su calidad, por el contenido, por todo, creo que vale la pena reproducirlo. Conviene recordar que Santiago Pando Merino, colaboró en la campaña para las elecciones de Fox en el año 2.000 que le dieron la victoria, ésto lo hago notar, para poner en alerta a todos aquellos que quieran visualizarla, o leer los fragmentos que he recogido, algo más abajo, con conocimiento de esas circunstáncias podréis juzgar mejor el contenido.
------

Esta no es un película de ficción: la vida es un hecho real.
Trata sobre el camino personal del yo soy, y sobre el destino colectivo del todos somos uno. Es un mensaje de corazón a corazón, sin intermediarios. Habla, desde la visión Maya, del colapso del viajo sistema de creencias y el renacimiento del ser humano.
Todo colapso conlleva un renacer. Tiene que ver con México. Y con América Latina. Y con el mundo entero. El mensaje es galáctico.
Es una película de alta vibración. Un regalo.






Algunas frases que me han parecido especialmente interesantes:




“Antes yo era un personaje y me sentía importante. Y tenía razón: A los 33 años ya era presidente de un trasnacional de publicidad, y era uno de los creativos más reconocidos en México… Vivía en un mundo aparentemente maravilloso pero no era felíz. Era infelíz, sólo que estaba tan ocupado siendo importante que ni siquiera me daba cuenta. Mi posición profesional me había abierto muchas puertas, pero me había encerrado en el mundo sordo y ciego del ego”.

“Fue entonces cuando la vida me colgó de cabeza en el árbol de la sabiduría. Todo empezó con una experiencia chamánica con plantas mágicas de poder. Me sarandeó Dios, dirían los indígenas de las montañas de Oaxaca. Y en un abrir y cerrar de ojos, mi razón se resquebrajó. Logré entonces atravesar el espejo de la realidad y se me abrieron las puertas de la percepción, que siglos antes el poeta William Blake había dejado abiertas sin llave: Cuando abres los ojos por dentro, te das cuenta que la realidad es un espejismo donde las formas están por encima del fondo, donde tener la razón es más importante que ser felíz, donde el “deber ser” es más importante que el ser UNO”.

“Fue en esos tiempos cuando descubrí que el sistema de la razón era tan sólo un conjunto de creencias impuestas a través del miedo. Creencias que no compartía en el fondo de mi corazón, pero que con mi trabajo de publicista, ayudaba a reproducir en el imaginario colectivo. Me daba cuenta, pero me daba miedo abrir los ojos.
Hasta que me sumergí en una espiral mágica y profunda que me ayudó a tomar la gran decisión: Deshacerme de mi personaje para recuperar mi SER”.

“Dicen que estoy loco. Dicen que estoy loco porque creo que perder la razón es el camino que conduce hacia el corazón”.

“Creo que la vida es según como la miramos. Si cambio la forma de ver las cosas, las cosas cambian de forma. No es magia, es un acto de fe. Somos el lienzo, las pinturas y el artista. Ver la vida con ojos de belleza y arte es conectarse a la vibración y cadencia del universo donde todos somos uno. La vida es para amarla, no para juzgarla”.

“Estamos viviendo un cambio de paradigma. Estamos viviendo el momento más esperado de la historia de la humanidad; el momento de la iluminación colectiva, o la posibilidad de la iluminación colectiva. Y es, en realidad, un choque entre el viejo sistema de creencias que nos hizo creer, por ejemplo, que Dios nos iba a castigar, que nos hizo creer que los niños no saben, los jóvenes no entienden, los adultos tienen la razón, la mujer es el sexo débil, el sexo es pecado. Nos hicieron creer que nacer era un pecado”.

“Existe un lugar invisible de donde proviene todo lo visible. Es la fuente creadora de luz. Puedes llamarla Dios, Espíritu, Universo o Energía. La fe es la conexión. Estamos dejando atrás un mundo dominado por creencias y miedos para entrar con fe al reino de la creación. Estamos reconectándonos con la fuente de luz eterna”.

“Todos los niños nacen libres de razón, eso es importantísimo. Ninguno nace con la razón puesta. La razón acaba siendo como un impuesto, un impuesto que nos cobra la serpiente por vivir en la Tierra. Este impuesto, que hemos pagado durante siglos y siglos y siglos, nos ha llevado a tener una sabiduría, eso es la serpiente, la sabiduría, como nunca antes en la historia”.

“Mi viejo sistema de creencias fue atacado por una realidad que se me abrió de manera mágica y que no tenía yo contemplado que existiera siquiera esa posibilidad o cuando alguien me platicaba ese tipo de posibilidades yo decía que estaba loco.
Y empezó todo un devenir mágico hasta toparme con una enseñanza, una enseñanza maya, que he ido recibiendo a través de meditaciones. Y que básicamente es una forma en que yo he podido entender cómo está el juego. Y que se basa en un principio muy simple, un principio que tendrían que habernos enseñado desde el kinder, que es CREER ES CREAR.
Creer es crear al mismo tiempo. Creer es caminar hacia adelante. Crear el siguiente escalón sobre el vacío. Es crear de la nada, otra realidad.
Ser creadores es la misión de nuestra naturaleza humana. Si crees que el mundo puede cambiar, lo estás cambiando. La fe es conciencia y creación.
No es ver para creer como nos dijeron, es creer para ver. La creación antecede a la creencia. El espíritu es el creador de la materia. Creer en ti es volver a ser niño jugando al recreo con Dios”.
“Cuando uno empieza a quitar el juicio de la mirada, empiezas a entrar en el presente y en el aquí y en el ahora. Cuando uno entra en el aquí y en el ahora, ya no puedes ver a nadie separado de ti, ya no puedes verte tú separado de la vida, ya no puedes negar que tu mirada es creación”.



“El Mundo imaginario existe. Allá los sueños no duermen, al revés, se despiertan como hermanos los unos a los otros. El amor los desencadena. Los sueños son el eslabón perdido.
En mi mundo imaginario no hay buenos ni malos porque todos somos uno. El amor se respira en el aire, el miedo es un viejo recuerdo. Los niños juegan travesuras con Dios, mientras enseñan a los adultos a ser niños otra vez.
La gente mira al cielo frecuentemente, los pensamientos no tienen techo. Nos amamos los unos a los otros, el sexo es sagrado, la inocencia está libre de pecados y la alegría nos llena de sonrisas. Todo mundo tiene buena cara. Conviven en armonía Adán, Eva, la Serpiente y el Árbol de manzanas. Mentir no es necesario, la verdad está en el aire: Flota como las nubes.
El mundo imaginario es el sueño cósmico donde cabemos todas las tribus: los Mayas, los alquimistas, los devotos, los pachecos, los gays, los amigos, los otros amigos, los abrazos, los besos, las caricias, las manos, las muñecas, los artistas, las musas, los cuentos de hadas, las historias sin fin… y el final feliz”.

“El mundo imaginario está detrás del espejo. Desnuda tu mirada de prejuicios y atraviésalo nadando”.

“Si hay un tema que puede cambiar todo nuestro sistema de creencias es la reencarnación. Nos hicieron creer que la vida se acaba, que la muerte es el fin. Y así, vivimos con miedo la vida por el temor a la muerte. Cuando en verdad somos almas eternas. Morimos para renacer”.

“Los Mayas predijeron con exactitud lo que hoy está pasando. Pronosticaron el calentamiento global, la caída de los sistemas de control basados en el miedo y el despertar de la conciencia colectiva. Saben que pronto el mundo cambiará de dimensión y tiempo. Entonces, por qué no preguntarles: ¿Qué hacer?, ¿Cuál es la salida?
Es hora de escuchar menos a los intelectuales y más a los sabios del tiempo”.

“Ya es tiempo que despertemos a la luz. Ya es tiempo de que despertemos a nuestras matrices, a quienes somos, a donde vamos y qué queremos. Recordemos que la MADRE TIERRA respira, nosotros respiramos, nuestros árboles respiran, nuestra casa respira. TODO ES VIVIENTE. Lo sabemos. Entonces volvamos a despertar esa conciencia. No importa de qué religión seamos, no importa que ilusión seamos. Recordemos que todos somos Mayas, que todos somos esa matriz, esa madre, ese padre, ese amor, esa creación. Hoy es día de creación”.
“El mundo material está vivo. Todo es energía”.

“Tenemos que perdonar y agradecer hasta el último segundo de lo que nos ha pasado en la vida. Ese es el único truco, el único truco para poder enchufarte y empezarte a conectar a la vibración del corazón, porque si tú traes culpas, o rencores, o arrepentimientos, lo único que estás haciendo es mandando miedo y miedo y miedo al futuro. Si al contrario todos esos rencores, todas esas culpas, todos esos arrepentimientos los agradeces y los perdonas, los liberas, y no solamente los liberas, sino que en ese momento, eso que era una carga, una carga negativa, al juntarlo con su positivo los transformas en luz y te empiezas a iluminar por dentro.
Cuando te iluminas por dentro lo que sucede es que empiezas a ver de otra manera. Al estar puesto nuestro foco entre el pasado y el futuro, lo único que pasaba es que en realidad no estábamos conectados con el presente.
Si entendemos que lo que está pasando es que nos estamos desenchufando del viejo sistema de creencias del juicio, la razón y la serpiente para conectarnos al corazón, la enseñanza o la sabiduría de los Mayas, el concepto de CREER ES CREAR, es vital. Y todo tiene que ver con qué es lo que yo creo. Yo creo que estamos a punto de restituir el REINO DEL AMOR aquí en la Tierra”.

“Si nosotros salimos enojados, si nosotros salimos deprimidos, si nosotros salimos echándole la culpa a todo mundo, le estamos diciendo a la vida como queremos que la vida nos trate.
Es como si fuéramos un espejo. Si yo le mando amor a todas las personas, la vida me va a regresar amor. Si yo le mando crítica, juicio, hablo mal de las personas, la vida me va a regresar exactamente eso”.

“Mientas no nos demos cuenta de que es el mejor momento, vamos a seguir creyendo que estamos en el peor momento. Porque eso es solamente un punto de inflexión en la mirada. El asunto no viene de afuera hacia adentro, sino que de adentro nosotros creamos las condiciones para que suceda afuera.
¿Cómo? Creyéndolo. Teniendo fe. La fe es el alma y el poder de la creación. No es ciega. La fe se hace en base a la conciencia. La fe es consciente. La fe tiene que ser con ojos abiertos”.

“Es el momento del regreso a casa de la familia galáctica. Regresar no es viajar para atrás, como se supone. Es viajar hacia adentro, donde atesoramos el hilo conductor del sueño cósmico. Porque el propósito del juego es renacer, no morir, por eso es un juego”.

“La humanidad lleva tiempo gestando un nuevo ser de luz colectivo. La MADRE TIERRA está embarazada. Una nueva conciencia se está formando de nuestros pensamientos e intenciones”.
Podéis acceder a la página web aquí:
Espero que os guste.